ELIGE TU IDIOMA

BUSCA EN ESTE BLOG CON GOOGLE

lunes, 28 de marzo de 2016

LA HISTORIA DEL TANGO II

Origen musical


 

La música del tango es el resultante de una fusión de ritmos musicales provenientes de distintos lugares, algunos traídos por la inmigración proveniente de África, América Central y Europa, que vivía en los conventillos rioplatenses hacia mediados del siglo XIX y otros ritmos de origen criollo.
Se estima que el afianzamiento del genero duro un lapso de alrededor de cuarenta años, en el cual se fusionaron ritmos musicales diversos como por ejemplo el candombe, la payada, la milonga, la habanera, la polca, el vals, la guajira flamenca y la cubana, el fandango, el fandanguillo, etc.
El tango tubo su origen, tanto en Argentina, como en La Banda Oriental. Las tres ciudades que más participaron en la creación del tango fueron Buenos Aires, Montevideo y Rosario
Los primeros conjuntos de tango eran compuestos por dúos, tríos u orquestas pequeñas que eran formadas improvisadamente, cuyos músicos interpretaban generalmente flautas y arpas, muy poco tiempo después se les agregó el violín y en ocasiones podían también haber instrumentos de percusión de origen africano, u otros instrumentos de diferente clase como por ejemplo el mandolín, la armónica, el acordeón, la trompeta, la corneta y hasta un peine usado como un instrumento de viento en el cual mediaba un papel para fumar y una persona que soplaba por el peine y marcaba el ritmo, en ciertos lugares cerrados se contaba con la presencia del piano solista y en otros se utilizó después el organito. Con el tiempo la guitarra fue reemplazando al arpa, y la formación musical más clásica para el tango en sus primeras épocas acabó siendo un trío compuesto por una flauta, una guitarra y un violín. Este modelo de formación clásica para interpretar tango duro varios años hasta ya entrado el siglo XX, en el cual se reemplazo la flauta por el bandoneón recién llegado de Alemania al Río de la Plata, y se incorporo también el piano a la formación.
Los tanguistas de aquellas épocas eran músicos de un perfil más bien anónimo, pocos nombres fueron reconocidos en ese entonces. Más tarde vendrían los más aplaudidos solistas.
Durante las dos primeras décadas, los posibles tríos u orquestitas, tuvieron una constitución anárquica. Los instrumentos se acoplaban como podían. No habían instrumentos distintivos para la nueva música y no había un timbre característico en el conjunto. Hasta que el instrumento protagonista del tango primitivo acabo siendo el violín, que era el que podía poner mayor sentimentalismo. La flauta podía alguna vez insinuar un poco de melancolía, pero casi siempre tendía a ser juguetona con sus "fiorituras". Los instrumentos de cuerdas pulsadas como las arpas, las guitarras o los mandolines definían la parte rítmica.
Los primeros músicos de tango eran analfabetos musicales, solo tocaban lo que sentían, casi unánimemente ejecutaban meras improvisaciones. Solo en algunos casos los ejecutantes podían repetir algunas melodías que su buen oído les permitía memorizar. A estos se les exigía tangos, pero el repertorio era muy pequeño aun y los pocos tangos que podían retener eran repetidos hasta el cansancio, modificándolos, aplicándole variaciones a su antojo y combinando de distintas maneras las diferentes partes, de las que se fueron acostumbrando a tres temas por cada composición, que a su vez podían repetirse dos o más veces. Por eso no hay pentagramas, ni registros de los primeros tangos que fueron compuestos. Esto fue de provecho para algunas personas que si sabían leer y escribir música, para que se adueñaran de composiciones ajenas y las pusieran a su nombre para ganar dinero.
Elementos como el organito y la corneta ayudaron a que el tango se propagara y se aceptara poco a poco; El organito o piano mecánico, que a fines del siglo XIX se había hecho muy popular en Buenos Aires sobre todo porque algunos por su tamaño permitían que se les pueda transportar y llevar colgados en el cuello (los más pequeños), insertos en carritos con ruedas los cuales eran empujados por los organilleros, o en carros tirados por caballos. Gracias a su facilidad de transporte los pianos mecánicos tuvieron como escenario principal las calles de la ciudad de Buenos Aires, los organilleros eran convocados muy frecuentemente a los conventillos, peringundines, prostíbulos, plazas o casas de familia de la ciudad. En estos instrumentos se interpretaba música de toda clase, generalmente la que más gustaba a la gente de esa época y dentro de las músicas interpretadas por estos estaba el tango. Las cornetas de los tranvías también ayudaron a la propagación del tango, ya que con pocas notas anunciaban su paso con breves trozos de los tangos más populares.
El tango tubo su origen como una música instrumental, que era solamente para ser bailada, por lo que era muy poco propensa a ser acompañada por la voz. El tango cantado comenzó a interpretarse a partir de la década de 1850, casi siempre solista, eventualmente a dúo, sin coro, pero manteniendo de manera bastante marcada la separación entre tangos instrumentales y tangos cantados.
El tango "El Queco" fue el primer tango documentado y de difusión popular, que según algunos estudiosos "queco" era una manera de llamar al prostíbulo. Se afirma que este ya era cantado por las tropas porteñas del general Arredondo, durante los días de la sublevación del general Bartolomé Mitre, después de las elecciones de 1874 que dieron la presidencia a Nicolás Avellaneda. El investigador Roberto Selles sostiene que "El Queco" no es otra cosa que un tango andaluz, cuyo titulo originario seria "Quico" y al cual se le cambio la letra.
Siguientes a este tango fueron: Señora Casera, Al Salir los Nazarenos, Andáte a la Recoleta, Dame la Lata, Bartolo, Señor Comisario, El Palmar, y muchos otros cuyo nombre original se perdieron o fueron adecentados como Sacudíme la Persiana, Cobráte y Dame el Vuelto, La Cara de la Luna, El Choclo, Cara Sucia, Tierrita, etc, porque en la década del 30" las dictaduras militares prohibieron los títulos y letras con contenido grosero. No hay ninguna garantía de que estas melodías no hubiesen nacido primeramente sin título y bautizadas más tarde por sus recopiladores. Puede suponerse que los primeros tangos en general, no tenían titulo, pero que sí lo tomaron algunos de las letras que se le adaptaban.
Los más antiguos compositores de tango de los que se tienen conocimiento son de los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX. El Museo de la Partitura Histórica en la ciudad de Rosario guarda el primer tango registrado como tal, titulado "La canguela" de 1889.
El tango comenzó siendo una música instrumental, hecha para acompañar el baile los primeros cantantes destacados de tango comenzaron a aparecer en los primeros años del siglo XX, por ejemplo Ángel Villoldo.
En las décadas finales del siglo XIX llegó al Río de la Plata el bandoneón, un instrumento de origen alemán que hasta ese momento no era muy usado. Hay diferentes teorías acerca de cuando, por quién y desde donde fue traído el primer bandoneón al suelo rioplatense, entre las cuales están por ejemplo la teoría que dice que fue traído en 1870 por una persona conocida como Bartolo el brasilero, quien trajo un bandoneón de 32 voces, es decir uno de los bandoneones más primitivos y de pequeño tamaño, pues al poco tiempo ya se fabricaban modelos de más voces, que rápidamente fueron aumentando a medida que lo exigía la maestría de los ejecutantes; Otra dice que fue traído aproximadamente en 1884 por un marinero ingles o irlandés llamado Thomas Moore; Existen también otras teorías que dan fechas anteriores, por ejemplo las de los bandoneonístas Domingo Santa Cruz y Juan Maglio, quienes supuestamente tocaban el bandoneón cerca de mitad de siglo XIX.
El bandoneón fue un instrumento que se popularizo mucho en el ambiente del tango, reemplazando a la flauta primero y luego convirtiéndose en el instrumento que simbolizaría al tango durante las décadas posteriores y en todo el mundo. Aunque esta popularización no fue de manera inmediata, al principio se tocaban con bandoneones valses, polcas y otros géneros y tal vez milongas. A Sebastián Ramos Mejía, un conductor de tranvías a caballo, se le atribuye el ser el primero en interpretar los primitivos tangos en bandoneón, lo que le dio fama en las terminales de su línea, cafés, bodegones y fiestas familiares, con lo que ganaba algo de dinero.


CONTENIDO MAS VISTO