ELIGE TU IDIOMA

BUSCA EN ESTE BLOG CON GOOGLE

martes, 29 de marzo de 2016

HISTORIA DEL TANGO IV

El origen del baile

 
Todavía esta en discusión el lugar exacto en el que el tango como baile tuvo su origen. Al igual que sucede con la música se discute si tuvo su origen en Argentina o en Uruguay. En Argentina la hipótesis con más fuerza es la que dice que el tango nació en los arrabales de Buenos Aires, y más particularmente en Caminito, en el barrio de La Boca. Se dice que allí, la coreografía tanguera nació de forma espontánea, en burla a los negros que bailaban candombe. Se dice también que en un principio el tango era bailado solo por hombre, que esperaban en las puertas de los prostibulos y acompañados con la música se ponían a bailar.

 
El ensayista uruguayo Daniel Vidart opina acerca de esta hipótesis diciendo: "Es mentira, es error, es novelería de intelectuales friolentos que recién descubren el tango y se quieren calentar la sangre con su rescoldo, decir que el tango fue bailado por hombres solos en su comienzo. El baile en parejas de hombre y mujer es un simulacro de acoplamiento en las sociedades primitivas y lo sigue siendo hoy, a pesar de todas las fiorituras interpuestas por el salón entre la coreografía y el sexo. El tango como antes la milonga, y antes todavía la danza, se bailó siempre en pareja de macho y hembra. Cuando bailaban dos hombres juntos era para aprender pasos difíciles por sencillas razones pedagógicas. Y nada más. Buscar otras motivaciones seria tonto, sino grotesco." A pesar de la objeción de este autor, hay que decir que la hipótesis anterior no está errada, porque aunque parezca absurdo, en tanto danza de parejas, el tango comenzó siendo bailado entre hombres. Al principio se bailaba separados, como en los candombes; más tarde se comparte y se trasforma un baile de pareja enlazada. Ya Evaristo Carriego, poeta de Buenos Aires, lo testifica, alrededor de 1906, en su poema El alma del suburbio:

"En la calle la buena gente derrocha
sus guarangos decires más lisonjeros,
porque al compás de un tango que es "La morocha"
lucen ágiles cortes dos orilleros."

En este poema Carriego no describe a un hombre y a una mujer bailando, sino a dos hombres. Además las pruebas testimoniales y fotográficas de compadritos bailando son numerosas. 
También existe una teoría que dice que el tango comenzó a bailarse de manera individual, por gauchos y compadrito, quienes bailaban en una esquina, y demostraban a sus amigos, o a las mujeres que querían conquistar, sus habilidades para el corte y la quebrada.
El bailarín le proponía a los músicos intuitivos de entonces, intérpretes generalmente de guitarra, flauta y violín, la intensidad del ritmo con una exhibición cambiante de figuras que iban creando sobre la marcha: el corte, la quebrada, la corrida, el ocho, la media luna, etc. Ellos fueron los inventores de la danza.

El orgullo de saber bailar era característico del orillero que se preciaba de tal. Mostrarse "patadura" podía resultar muy negativo para el prestigio viril.
Cuando el tango comenzó a ser bailado entre hombres y mujeres, fue prohibido por incitación a la lujuria, la gente se vio obligada a bailarlo en lugares ocultos hasta principios del siglo XX. Era concebido como "vulgar" por los estratos más conservadores, marginado socialmente por buscar la sensualidad y el placer.
El musicólogo Néstor Ortiz Oderigo ha puntualizado que en sus inicios coreográficos el tango no se ejecutaba con pareja enlazada, sino que era una danza pélvica, donde una mujer y un hombre se enfrentaban para trazar diversos movimientos, mímica, figuras y mudanzas, con directa influencia del candombe.

Diferente es la opinión de Carlos Vega, para quien las figuras del tango reconocen influencia distinta en sus orígenes: "Coreográficamente, el tango es un hallazgo. Los creadores porteños, que no se resignaron a perpetuar anodinas caminatas y vueltas conversadas en que cayeron todas las danzas de enlace, habían ensayado innovaciones en la ejecución de esas mismas danzas de salón. En la milonga y hasta en la cuadrilla".

Lo cierto es que a mediados de la década del noventa ya el tango ha alcanzado su propia coreografía, la que se afirma en los primeros años del siglo XX.
El baile tanguero está construido sobre tres componentes básicos: el abrazo, un estilo lento de caminar y la improvisación. Pero por sobre todas las cosas el tango debe ser bailado como un lenguaje corporal a través del cual se transmiten emociones personales a la pareja. No hay ninguna otra danza que conecte más íntimamente a dos personas, tanto emocional como físicamente.
Se dice que el tango se baila "escuchando el cuerpo del otro". Para eso es muy importante tanto el abrazo apretado de la pareja mirando hacia el mismo lado (la mujer hacia la derecha y el hombre hacia la izquierda), como caminar apoyado sobre la planta delantera de los pies. Esto es lo que hace que el tango sea una danza tan sensual.

En el tango la pareja debe realizar figuras, pausas y movimientos improvisados, llamados cortes, quebradas y firuletes, diferentes para cada uno de ellos, sin soltarse. Es el abrazo lo que hace complicado combinar en una sola coreografía las improvisaciones de ambos.

Ya entrado el siglo XX el tango triunfó en clubes nocturnos de París, donde apareció, por primera vez, en 1910, y en otros países latinoamericanos (especialmente Colombia, México y Centroamérica) y luego en Nueva York, a donde lo introdujeron bailarines de las clases altas que por esnobismo solían frecuentar los sitios en donde se practicaba en Buenos Aires. El tango comenzó a bailarse entonces en locales nocturnos de sus ciudades de nacimiento y rápidamente pasó a salones populares. Hasta mediados del siglo XX, se bailaba indistintamente en cavares de lujo y en las llamadas milongas, que eran pistas habilitadas en clubes barriales y suburbanos de Buenos Aires, Rosario y Montevideo.
Se distingue actualmente entre el tango de escenario y el tango de salón, o de pista. Este último es el que bailan los tangueros no profesionales.
http://souldancing.blogspot.com.co/p/tango.html 

CONTENIDO MAS VISTO