ELIGE TU IDIOMA

BUSCA EN ESTE BLOG CON GOOGLE

domingo, 21 de febrero de 2016

DEFINICION E HISTORIA DEL PORRO

Historia del Porro
linea

El Festival del Porro en San Pelayo (Córdoba) es un buen motivo para echarle un vistazo a los secretos de este ritmo tradicional del norte de Colombia.
La madrugada del primero de julio tiene un sentido especial en San Pelayo (Córdoba), el silencio se rompe con golpes del porro, ritmo insignia de la región, interpretados por las bandas invitadas al festival -que este año son más de veinte - para convocar a cerca de 30 mil personas entre músicos, bailarines y público de una región que es sinónimo de bandas, gaitas y tamboras.

Alrededor del sonido animado del porro, de su baile de pies a ras de piso, movimientos de cadera circulares, con velas en las manos femeninas y sombrero vueltiao, en las de los hombres, gira la cultura de los pueblos del Sinú. Pueblos como San Pelayo, Cereté o Manguelito -un corregimiento donde un tercio de sus 3.000 habitantes viven de la música -, donde las bandas que tocan porros, fandangos y cumbias se nutren de músicos que continúan la tradición familiar. Porque el porro, como se vive en aquellos lugares no tiene que ver con la academia, sino con la herencia y la tradición.
Por herencia, los hijos van tomando los lugares de sus padres en las bandas. Por herencia, porros como Soy pelayero, María Varilla o El Ratón, de Alejandro Ramírez Ayazo, suenan desde principios de siglo en el tono y con el matiz de cada banda de la región. Melodías como El pájaro, El pilón, el binde, Sábado de gloria o El tortugo han perdido el rastro de su autor original hasta convertirse en el canto de un pueblo.
"La característica de nuestro pueblo es bailar porro y tocar -dice Clara Polo Ayazo, directora de la Escuela de Danza María Varilla, agrupación que nació a la par con la primera edición del Festival -, por eso los movimientos son innatos y en la escuela uno cuadra la coreografía. En cuanto a las bandas, existen conjuntos de gaita que son por lo menos prebandas, que surgen en las escuelas y en los colegios del municipio" .
William Fortich es un historiador que se ha esmerado en investigar el origen y desarrollo de este ritmo. Cuenta que del golpe de la porra en el parche del bombo viene el nombre del porro. De esos porrazos dados a la tambora en los grupos de gaiteros, tan fuertes que podían escucharse a dos o tres kilómetros en las mañanas y que orientaban a la gente para ir a los fandangos, nació en el siglo XVII -junto a la cumbia y la puya - este ritmo colombiano producto de la mezcla de influencias musicales españolas, indias y negras.
Historias sobre la conformación de bandas, recibimientos multitudinarios en honor de los instrumentos que llegaban a San Pelayo traídos desde Colón (Panamá), con los que posteriormente se armarían las parrandas, quedan para la tradición pelayera. Según Fortich, una anécdota de 1916 relata que en uno de esos encargos, llegó un instrumento desconocido que nadie supo cómo hacer sonar y que tan solo el 'Indio' Julio Paternina, con la ayuda de un brujo, pudo descifrar. Todavía no se ha podido saber cuál era aquel instrumento casi mítico.
De la unión del porro con las fiestas de las corralejas, un escenario mayor donde el volumen de las gaitas se quedaba corto, surgió el porro de banda, que llenó ese vacío con potentes trompetas y dejó de lado el canto. En los años 40 y 50 comenzaron los arreglos de los porros para orquestas. Se formaron Pedro Laza y sus Pelayeros -que eran oriundos de Cartagena, pero se declararon pelayeros por el prestigio musical de la población -, Pacho Galán y Lucho Bermúdez -que le dio su toque de clarinetista - y llevó el porro a tierras paisas, y de allí al resto del mundo. Pablo Flórez, leyenda del porro

CONTENIDO MAS VISTO